viernes, 26 de marzo de 2010

Bercebu

y en mi odio me impregno, ruedo y rio de la gente que tanto brindo de mi desdicha y se pulgo con gozo. Detesto a este ser nuevo que se crea en mi, que a la vez alavo, diablo, bercebu de mil pecados. Mi cuerpo goza ante el latigo de tus sietes serpientes que abrazan mi piel, uniendome a ellas,uniendome a ti, despiadada lengua.

No hay comentarios: